Anecdotario de Terapia Ocupacional - Verano 2019

Escrito por Residencia. Publicado en BLOG / News

Pues ya se terminó el verano!!. Y como deseábamos, nos ha dejado poder disfrutar del tiempo en la calle. El aire libre es algo que nos encanta por que la mayoría somos gente de campo y toda la vida la hemos pasado en la naturaleza, en el campo. Pero también por que es necesario que nos de un poco el aire, que el invierno en Castilla es muy largo.

Cuando comenzamos a ser mayores, nos es difícil salir a la calle. No solo por que haga frío, alguna veces por que no me veo capaz de salir solo, o por que simplemente no puedo hacerlo caminando y me tienen que ayudar. La propia necesidad de la persona a veces choca con las circunstancias y con las características propias de la vejez.

Pero según el modelo de Atención Centrado en la Persona,siempre hay que diferenciar entre dos cosas muy importantes, la necesidad y el deseo de la persona por hacer algo y entre las circunstancias e impedimentos. Muchas personas desean poder moverse y salir a la calle, pero a veces no pueden hacerlo porque sus piernas no funcionan bien o necesitan silla de ruedas para desplazarse.

Si nos centramos en esas dificultades, nunca podrían cumplir sus deseos. ¿Qué más da en que circunstancias estemos para cumplir un deseo? Solo necesito la ayuda y el apoyo de otra persona o de algún instrumento, que pueda cubrir lo que mi cuerpo no puede hacer.

La terapia ocupacional, se fija en esos detalles, pero no en las dificultades, sino que se fija en las capacidades potenciales para poder hacer algo. Y solo apoyamos en lo que la persona necesite. Que necesita que estén a su lado mientras camina, pues encontrar una persona que haga esa función. O bien necesita que la ayuden a empujar el andador por el asfalto, o directamente necesite que empujen su silla para llegar a su objetivo. O simplemente estar cerca para que sepa dónde estamos, por si se despista.

Pero algo muy importante de la Terapia Ocupacional, es que mirando las capacidades de las personas intentamos adaptar, reeducar, rehabilitar para que la persona intente hacerlo por sí misma, lo más independientemente posible.

“Todos los deseos son posibles, a veces solo hay que adaptarlos o cambiarlos ligeramente”. Solo hay que enseñar a las personas a que hay otras vías de hacer las cosas cuando tenemos circunstancias especiales.

Os dejamos el Anecdotario de VERANO 2019, deseamos que disfrutéis viéndolo, tanto como nosotros hemos disfrutado.

  • Tareas hogareñas que hacemos siempre de la misma forma, se trasforma en algo diferente simplemente con cambiar de sitio, y si encima lo hacemos al aire libre mejor. No sabemos por qué pero parece que al Merendar en el jardín el zumo sabe mejor y más fresco, las galletas o magdalenas parecen más esponjosas. El simple hecho de cambiar la rutina hace que nos sintamos diferentes, que parece que hemos cambiado mucho y en realidad casi no hemos cambiado nada solo el entorno.
  • Repetimos como el año pasado las Terapias en la terraza. Solo necesitamos unas sillas, mesas, el sonido de los pájaros, de las hojas de los árboles, y la terapia de memoria. Además que gusto da cuando vemos pasar a la gente que entra en nuestra casa y nos saluda y nos dice: “Pero que bien estáis ahí, trabajando la memoria”.
  • Sabías que cuando nos vamos haciendo mayores, el organismo va cambiando y no funciona igual, la regulación de la temperatura del cuerpo, casi no sudamos, pero igualmente perdemos líquido. Pero es curioso cómo no tenemos sensación de sed, al estar el sistema de aviso mas envejecido. Pero es muy importante estar hidratado sobre todo en verano. Damos por inaugurado el programa  “Refrescando la memoria”. Consiste en tomar agua o una infusión de frutas sin azúcar mientras estimulamos nuestra memoria en la terapia. Da igual que sea dentro o fuera. Las jarras son transportables a cualquier lado. Solo tienes que elegir: Agua fresca, piña colada o frutas del bosque. ¡y a hidratar se ha dicho!
  • A veces no hace falta ir solo a gimnasia o solo a terapia, podemos hacerlo todo a la vez nosotros lo llamamos: “Paseoterapia”. Consiste en ir dando un paseo hasta el parque y después pasar un rato divertido charlando de la vida misma o simplemente disfrutando de la naturaleza.
  • No sabíamos lo rico que estaba hasta que lo probamos. Batido de turrón, muy fácil de hacer troceamos el turrón del blando, lo batimos con la batidora, con leche muy fresquita y a disfrutar. Pero solo los días especiales eh!
  • Y aprovechando los paseos al parque por que no trasladamos la Terapia en el parque??. Los días de buen tiempo nos llevamos todos los bártulos para los ejercicios de memoria. Allí que nos sentábamos, trabajando la memoria al aire libre. La terapia no esta solo en la sala de terapia o en las unidades, esta donde están las personas y la terapeuta, jeje. Y bueno después por todo el esfuerzo un pequeño premio fresquito. Heladito!!!.

Deseamos que os haya gustado el Anecdotario de verano y esperamos que disfrutéis del otoño que viene cargado de muchas sorpresas.

¡Hasta el próximo anecdotario!!!

Un saludo

Virginia Flores

Terapeuta Ocupacional J